Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Entrega de Constancias de las Pláticas-Talleres sobre prevención de enfermedades y derechos humanos de niñas y adolescentes indígenas

Publicado el 22 Noviembre 2018

Discurso 36, 2018

Dra. Teresa Incháustegui Romero
Directora general del Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México
Entrega de Constancias de las Pláticas-Talleres sobre prevención de enfermedades y derechos humanos de niñas y adolescentes indígenas
Casa de Cultura de Tamaulipas


Buenas tardes a todas y todos.

Para el Instituto de las Mujeres, para mí en lo personal, es muy satisfactorio tenerles aquí el día de hoy, dando conclusión a un proyecto que platicamos con la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades desde el inicio del año, para sumarlas a los talleres que hemos venido haciendo con niñas de la ciudad.

El Instituto de las Mujeres había trabajo solamente con mujeres adultas, pero nosotras consideramos muy importante empezar a trabajar con niñas y adolescentes. Nuestra idea fundamental, nuestra misión en la ciudad es promover y proteger los derechos de las mujeres y de las niñas.

¿Cuáles son nuestros derechos? Primeramente el derecho a la salud, las mujeres tenemos desde jovencitas una serie de cuidados importantes a la salud, que a lo largo de toda nuestra vida tenemos que ir mirando.

Desde que tenemos nuestra primera menstruación y que ya podemos ser mamás, que ya podemos procrear, necesitamos cuidarnos todo lo que son las situaciones sanitarias y también de salud.

Ligadas a eso, tenemos que evitar quedar embarazadas cuando estamos muy chiquitas, porque entre más pequeña sea una persona cuando se embaraza su vida se ve interrumpida.

Si está en la escuela tiene que dejarla y, por lo tanto, dejar de formarse, es muy importante la formación para superarnos y para que podamos aprovechar las oportunidades que da la ciudad, porque la Ciudad de México tiene muchas oportunidades para todas las personas, pero sobre todo para las mujeres.

Las mujeres en los pueblos y en las comunidades estamos muy limitadas en cosas que podemos hacer, que podemos disfrutar, por ejemplo, escuelas, cultura, trabajos y aquí en la Ciudad de México podemos aprovechar todas estas cosas, pero se requiere que tengamos formación.

Esa formación se ve coartada, se ve rota, si de chiquitas estamos ya cargando un bebé o una bebecita, también ponemos en riesgo la vida de la persona a la que estamos dando a luz, como nuestro organismo no está maduro, todavía estamos en crecimiento y si somos chicas esa criatura va a tener también consecuencias.

Entonces es muy importante que ustedes mamás, ustedes niñas, platiquen de estas cosas y se pongan muy buzas para que no haya sobre todo abuso sexual, muchos de los embarazos de las adolescentes de la ciudad son producto de abuso y a veces el abuso está ahí mero en su casa, entonces hay que estar muy buzas con eso.

La otra cuestión de nuestros derechos es poder vivir sin violencia, en la familia, en la escuela y en la calle, todas somos dignas de respeto y libertad.

Tener derecho a la educación, como les decía, es tan importante para nuestra formación, derecho también a la propiedad y a la economía, porque siempre las mujeres trabajamos, pero los dineros no pasan por nuestras manos, nada más somos intermediarias, no nos lo vamos gastando y a veces no tenemos posibilidad de ahorrar.

Las niñas son importantes para nosotras, sabemos que las mujeres somos tan importantes en el hogar y en la familia, porque bajo nuestra responsabilidad está el cuidado de la familia, para que nuestra familia pueda ser fuerte y sana, nosotras tenemos que ser fuertes y sanas, porque somos el pilar de la familia y en ese sentido tenemos que tener toda esa fortaleza.

En el Instituto queremos que las niñas tengan sueños y si quieren soñar con ser doctoras, licenciadas, ingenieras, artistas, cantantes o ser lo que quieran, que desde su interior le salga, puedan tener ese sueño y no renunciar a él, sino seguirlo luchando y buscando.

Ustedes que vienen de pueblos, que tienen una tradición histórica de lucha y de resistencia, saben que hay que resistir y saben que tienen que ir caminando para lograr los objetivos, por eso es importante que todas las niñas que están aquí se puedan sumar el año entrante a la Escuela de Liderazgo con todas las demás niñas de la ciudad, de tú a tú, porque todas y todos somos iguales, tenemos derechos, tenemos libertades y obligaciones como personas.

Esa es la importancia que tiene para nosotras trabajar con las niñas, porque las niñas de hoy son las mujeres del mañana y ese es nuestro compromiso, por eso estamos aquí abrazándolas en esta primera generación de niñas empoderadas, que sepan para dónde quieren ir y que luchen por su aspiración.

Muchas gracias.